Calostro y leche materna un proceso natural.

lactancia materna

Es muy común que dentro de los primeros días de puerperio existan malestares en las mamas.
La subida de la leche constituye un proceso normal y pasajero, pero es muy importante saber cómo llevarlo.

EMPECEMOS CON EL CALOSTRO
El calostro es el primer alimento, único e irremplazable para el recién nacido, está compuesto por inmunoglobulinas, proteínas, grasas, agua y carbohidratos conformando de este modo un líquido seroso y amarillo. El calostro es el líquido antecesor de la leche materna y baja en pequeñitas cantidades.

En los primeros días del postparto las madres primerizas podrían asustarse y pensar que no producirán suficiente leche en el futuro, pero es muy importante continuar alimentando al bebé con lo que la naturaleza muy sabiamente proporciona y produce gracias a las glándulas mamarias en cantidad y calidad para su alimentación.

estomago del bebe

La lactancia y la correcta estimulación del bebé más adelante producirán la subida de la leche materna al tiempo perfecto, por ello es importante que no te asustes y no recurras a sucedáneos de la leche materna. La leche natural y perfecta para tu bebé, llegará dentro de la primera semana.

Antes de hablar de la leche materna, desmitificaremos lo que por mucho tiempo nos dijeron, “el calostro no es bueno”, todo lo contrario a continuación enumeramos sus beneficios.
El calostro facilita la reproducción del lactobacilo bífido, bacteria predominante en el intestino del lactante que lo protege de los gérmenes patógenos, ayuda a la eliminación del mecómio, las primeras heces del recién nacido.

Los quinonas y antioxidantes que contiene el calostro son necesarios para proteger al bebé de la enfermedad hemorrágica, así como las inmunoglobulinas cubren el revestimiento interior inmaduro del tracto digestivo, previniendo la adherencia de bacterias, virus, parásitos y otros patógenos.

El volumen del calostro permite al niño organizar progresivamente su tríptico funcional, succión-deglución-respiración. Es decir, va “haciendo prácticas” para mamar.
Los riñones inmaduros del neonato y su pequeño estómago no pueden manejar grandes volúmenes de líquido, observa en la gráfica el desarrollo paulatino del porte del estómago de tu bebé. Inicia del porte de una cereza.

LA SUBIDA DE LA LECHE MATERNA
Dentro de la primera semana luego de nacido tu bebé, es posible que sientas que tus pechos se endurecen, no te alarmes, eso quiere decir que hay un aumento importante de la vascularización de las mamas, lo que ocasiona que estén durante unos tres días calientes, presenten aumento de tamaño y algo endurecidas. A esto se le conoce como plétora, el dolor es importante y la areola está tan tensa que el bebé no se puede agarrar bien.

Puede ser normal tener algo de fiebre, menos de 38ºC y también es normal que mientras dure la subida, tengas los pechos blandos tras las tomas pero a los pocos minutos vuelvan a estar duros. Si tienes dolor y febrícula consulta con tu médico para que te prescriba un antiinflamatorio compatible con la lactancia materna.

Por todo ello es importante que se drene eficazmente poniendo especial cuidado en que se cumpla lo siguiente:
Lactancia frecuente y a libre demanda del bebé (no dejes que pase mucho tiempo para alimentar a tu bebé)
Posición correcta del bebé y la madre, técnicas de afianzamiento.
No incluir chupetes ni biberones.
Evita sostenes apretados.
Si lo tomas en cuenta seguramente luego de tres días o más todo volverá a la normalidad y sentirás otra vez tus pechos suaves que sólo se endurecerán si no amamantas a tu bebé.
Es muy importante que diferencies entre un pezón lastimado y la subida de la leche, son dos cosas totalmente diferentes y que te podrían causar dolor, pero recuerda el dolor no necesariamente se asocia a la lactancia materna, busca apoyo necesario.

masaje
PARA CALMAR EL DOLOR
• Aplica compresas tibias y húmedas sobre los pechos o date una ducha.
• Haz un leve masaje con movimientos circulares utilizando las yemas de los dedos.
• Recorre con firmeza y suavemente desde la axila hasta el pezón con tus dedos abiertos de atrás hacia adelante, intenta un movimiento parecido a una caricia, continuo.
• Inicia el amamantamiento en el pecho más adolorido.
• Investiga técnica de drenaje linfático
• Coloca hojas de col en tus mamas, esto ayuda a desinflamarlas. Tienen unas sustancias taninas que absorben el exceso de calor y desinflaman.
• Usa un extractor de preferencia eléctrico para extraer la leche antes de dar el pecho. Esto de ningún modo remplaza la lactancia que es mucho más efectiva.
• Si no hay mejoría busca ayuda profesional.

VIDEO RECOMENDADO
Extracción Manual de la Leche Materna (con audio) – Breast Time of Life
https://youtu.be/1eAICXUXw14

The following two tabs change content below.
Soy María Isabel Yánez Tatés, mujer, madre, compañera, amiga y doula. Tengo tres cariñosos hijos, de 13, 11 y 4 años. Los nacimientos de mis hijos y el deseo de que todas las mujeres tuvieran una experiencia hermosa y diferente del embarazo, parto y lactancia fueron la puerta de entrada a formarme como doula. Soy comunicadora social, moon mother formada con Miranda Gray y doula certificada por Doula Caribe Internacional, obtuve mi licencia profesional con la Red de Doulas de Latinoamérica y el Caribe, red a la que actualmente represento en Ecuador. Soy co -fundadora y coordinadora de la Red de Doulas Ecuador, red sin fines de lucro que busca apoyara las mujeres sin importar su situación económica o social.

Latest posts by María Isabel Yánez Tatés (see all)

¡Déjanos un comentario!