Descubriendo la crianza con apego.

La primera vez que leí sobre Crianza con Apego, mi bebe tendría unos 5 meses. Para ese momento el proceso de lactancia había sido un completo desastre, y yo creí ya estar superando esos primeros meses en que todo el mundo tiene un consejo para “ayudar”.  Indagando por la web, un poquito por aquí y un poquito por allá, me encontré con el controvertido termino Crianza con Apego.   A decir verdad, saber que existía una amplia comunidad de madres, pediatras y doulas que insistían en la importancia de seguir tu instinto resultó para mí un gran alivio.

En mi caso, una de los consejos que me torturaban día a día era el famoso “déjalo llorar”, no entendía como la gente me decía que si lo tomaba en brazos se iba a “malacostumbrar”.  Me preguntaba: ¿Qué haría si entro a una habitación y encuentro a una persona llorando? ¿Y si esa persona es mi mejor amiga, mi esposo, mi madre? Lo lógico sería acercarme a consolarle….

¿Por qué no podía yo hacer eso con mi bebe de pocos meses que hace nada había estado acobijado dentro de mi panza? ¿Tanto mal le haría a mi hijo si en la madrugada llora y respondo a su llanto? Mi instinto me decía: “hazlo, levantalo, abrazalo, mecelo, bésalo!”.  Pero ahí estaba también esa voz de “los otros”, que creen tener claro lo que “debo” y “no debo” hacer.


Pues bien, justamente eso parecía ser la Crianza con Apego… me invitaba a seguir mi instinto, escuchar mi voz interna y no a las mil voces de afuera.  Me invitaba a ser capaz de decir: “Momento, esto es lo que siento y creo que así debo hacerlo”.  Y lo que era más importante, me invitaba a ponerme en el lugar de mi bebé, y tratar de entender el porqué de sus acciones antes de juzgarlo y sacar a la luz esas mil ideas preconcebidas que marca la sociedad.

El reconocido pediatra español Carlos González es uno de los principales defensores de la Crianza con Apego.  En su libro “Bésame Mucho” hace una serie de reflexiones sobre el comportamiento de los bebes, partiendo de un principio esencial: somos mamíferos.  Analiza aspectos tales como el hecho de que la especie humana es la única que manda a dormir a su bebe en otra habitación y que en vez de dar lactancia a demanda (como te empujaría tu instinto) usa un cronometro para controlar la duración y el número de tomas diarias.  Plantea la importancia de reconocer a nuestros hijos como un igual y no solo como un bebe al que debemos “enseñar”.

Lecturas como estas me ayudaron a replantearme ¿qué había detrás de tantas cosas que me atormentaban? y que además se presentaban como decálogos para ser una “buena mamá”: que si debe aprender a dormir, que si debe aprender a comer, que si debe ser independiente, que si llora por manipular, que con una nalgada a tiempo le voy a enseñar o que si lo tomo en brazos se va a malcriar. Me ayudaron a empezar a ver a mi hijo como un igual y hacer legítima su necesidad, entender la posición en que esta, y que lo único que quiere y necesita es a MAMÁ.

Debo admitir que para mi fue liberador encontrarme con madres que desde sus hogares están gestando una re-evolución , revelándose a esos “otros” que creen tener la razón, dejando retumbar esa voz interna que las empuja a criar con amor, con apego y con empatía. Madres que han contribuido a redefinir el concepto de  la palabra «malcriar».

“Malcriar significa «criar mal»; es decir, con poco cariño, pocos brazos, poco respeto, pocos mimos. Es imposible malcriar a un niño por hacerle mucho caso, cogerlo mucho en brazos, consolarle mucho cuando llora o jugar mucho con él.”  

Dr. Carlos González.  Bésame Mucho



The following two tabs change content below.

Yubari Valero

Soy Yubari Valero, madre a tiempo completo y parte de una familia multicultural radicada en Ecuador: mamá venezolana, papá ecuatoriano y bebe argentino. Soy economista social, y doula en formación. Te invito a explorar el mundo a través de los ojos de tu bebe antes y después de nacer, divulgando información relacionada al parto humanizado y la crianza con apego en mi cuenta twitter @mamaexploradora y mi pagina de facebook Mama Exploradora.

Latest posts by Yubari Valero (see all)

4 Comments on “Descubriendo la crianza con apego.

  1. Excelente artículo, Felicitaciones por tomarte el tiempo para compartir con otras mamis que como tu estuvimos en el dilema de “que es correcto y que no”, lo mejor que podemos hacer como lo has escrito es seguir nuestro instinto, un bebe no se “malcria”, se cuida y se hace sentir cómodo luego de haberlo sacado de su lugar mas cómodo que fue nuestra panza. No son manipuladores, ni llorones, ni fastidiosos, son unos seres indefensos que necesitan muchisima atención, cuidados y sobre todo amor.

  2. Qué bien encontrar madres como yo que apoyan la crianza con apego. Justamente estaba indagando y tratando de conocer si en Quito hay especialistas en esta rama y sobre todo pediatras. Mi bebé tiene 9 meses y lo alimento con lactancia materna y alimentación complementaria, colechamos y recibe mucho amor. Sin embargo, no he encontrado un pediatra que comulgue con la crianza con apego. He pasado por tres pediatras y todos me han dicho que no lo alimente a demanda, que eso lo vuelve dependiente de mí, que no lo cargue, que lo deje ser independiente y mi actual pediatra me insiste que le dé un suplemento alimenticio… en fin consejos que obviamente no he aplicado. Por eso estoy buscando una pediatra que esté a favor de la lactancia materna, del colecho y de criarlos con amor, sin fórmulas o suplementos alimenticios, es decir me gustaría tener una Carlos González a lo ecuatoriano. No sé si me puedes dar tu experiencia y contarme si encontraste a un doctor que comulgue con esta hermosa filosofía y forma de criar a nuestros pequeños. Mil gracias por tu respuesta.

    • Hola, hay los siguientes:
      Doctora Tatés de la Clinica La Primavera.
      Dr Vinicio Andrade 0999815019.
      Marta Dávila, telefono 0994265179.
      Nancy Almeida su fono 0999938360.

¡Déjanos un comentario!