¡Aceptemos y validemos todas las emociones de los niños!

emociones

Generalmente, es difícil para los seres humanos ponerse en contacto con sus emociones y más aún poder comunicarlas a otras personas. Esto se debe a que desde temprana edad las personas son educadas de tal manera que se les enseña que solamente existen emociones “buenas” y “malas “, y que son las buenas las que deben predominar en el ser humano.

Es muy común que los padres pidan a sus hijos que muestren felicidad constantemente y que eliminen/supriman cualquier sentimiento que sea considerado socialmente negativo. Frases como por ejemplo: “ Si vas a estar bravo no te llevo a ningún lado”, “ Deja de llorar, ve cómo la gente te está viendo”, “ A nadie le gusta un niño llorón”, “ Que feo ese niño bravo” etc. son claras expresiones que comúnmente utilizan personas mayores para tratar de verle a su hijo/hija/sobrino/sobrina etc. feliz y suprimir otras emociones que está sintiendo el niño en ese momento.

De esta forma, los niños desde pequeños entienden que tener algún “sentimiento negativo” como por ejemplo tristeza, iras, miedo etc. no es bueno , ya que no es valorado y por esta razón deben suprimir o guardarlo.

Este fenómeno de enseñar a los niños desde temprana edad que solamente son aceptados socialmente cuando están felices es completamente contraproducente, ya que genera que los niños desde pequeños no aprendan a expresar ni regular dichas emociones que socialmente son negativas y que también son parte de la supervivencia humana.

Esto puede generar un gran problema en ellos a corto y largo plazo, ya que al evitar dichas emociones solo crecen más y en un momento dado explota y puede alterar emocionalmente a la persona. De igual manera, esto puede hacer que el niño poco a poco no pueda identificar su felicidad u otras emociones que tanto se desea para ellos, y esto es porque no ha logrado identificar lo que es estar triste o contrariado por no tener un contraste de emociones.
emociones

Por esta razón, es importante que los padres de familia entiendan que no hay emociones buenas ni malas, todas las emociones, ya sea felicidad, tristeza, ira, miedo, entre otras, deben ser validadas y aceptadas, ya que éstas son adaptables y comunican algo acerca de las necesidades de las personas.

Para poder entender que es lo que dichas emociones quieren comunicar y poder regularlas, es esencial que los adultos les enseñen a los menores a sentir sus emociones desde temprana edad, sin importar cual sea.
Por ejemplo si un niño muestra muchas iras por alguna razón, es importante que se le permita sentir dicha ira, es decir, que la experimente para que el niño pueda entender lo que le está sucediendo y pueda luego regular de mejor forma una vez que la identifique.

Frases como por ejemplo: “ Ve a tu cama un rato y siéntate con tu ira”, “ Ven un rato al cuarto y sintamos esa tristeza y explícame que sientes en tu cuerpo”?, serían un claro ejemplo de validación de las emociones de los niños que podría traer muchos beneficios, ya que en vez de querer suprimir las emociones se está validando lo que el niño está sintiendo y se le está enseñando a sentirlas.

 

emociones

Investigaciones han demostrado que cuando un niño aprende a sentir sus emociones pueden regularse de mejor manera, ya que al experimentarlas llega a conocerse mejor. De la misma forma, indagar acerca de las emociones para entender que están comunicando, podría ayudar a los padres de familia y a los niños a entender mejor sus necesidades. Esto se podría hacer con ayuda del uso de reflejo de emociones, como por ejemplo: “ Veo que te sientes enojado/triste/con miedo ”, “ Comprendo que sientas ganas de gritar/llorar/pegar etc.”, “ Por lo que veo estas enojado/ triste por…”, “Es normal que te sientas así, ven tratemos de concentrarnos en esta emoción …”, Veo que estás un poco molesto, que sientes en tu cuerpo?” etc.

Estas expresiones pueden ayudar a que los niños comprendan desde temprana edad lo que son las diferentes emociones y aprendan a identificarlas. De la misma manera, puede ayudar a que los padres tengan una mejor comunicación con sus hijos y entiendan sus necesidades, y al aceptar, validar y promover sus emociones se está dando un espacio, donde los niños sientan libertad de poder expresarse sin miedo su emoción y se está dando importancia al mensaje que dicha emoción está comunicando.

Fuente:
Greenberg, L., & Elliott, R. (1997). Empathy Reconsiderd: New Directions in Theory Research & Pratice. Washington. Leahy, R. (2011). Emotional regulation in Psychotherapy . New York .

The following two tabs change content below.

Diana Molina

Psicóloga Clínica
Diana Molina, Psicóloga Clínica y Educadora, egresada de la Universidad San Francisco de Quito. Su pasión es trabajar en terapia con familias y parejas, y considera que las dinámicas de las relaciones son una parte esencial para la existencia humana y el desarrollo infantil. Su mayor inspiración son sus cinco sobrinos, los cuales día a día le dan lecciones de vida y le recuerdan lo hermoso que es la pureza humana. Su deseo es poder poner un granito de arena en las familias ecuatorianas y poder brindar un mejor futuro a las siguientes generaciones.

¡Déjanos un comentario!