Peripecias de una madre primeriza

Mi embarazo fue de los más estándar: subí lo que tenía que subir de peso (aproximadamente  25 libras), vomité lo que se suponía en los primeros tres meses (todas las mañanas religiosamente), lloré en cada propaganda o película que cayó en mis manos.

POCO ANTES DE…
Un 29 de septiembre ya con 40 semanas encima, se nos ocurre pedir comida china a los tiempos!  Y obviamente comí como desaforada. Ya tipo 3h00 am, se me empezó a retorcer la barriga.  Me di cuenta que el chino me había caído pésimo cuando apenas pude llegar al baño de la flojera estomacal. En ese momento, mi esposo llamó al ginecólogo a preguntarle si eso era normal, a lo que el médico contestó: Claro, su esposa está con empacho! Luego de la cucharada de Peptobismol en adelante, fui al  baño unas 3 veces más y vomité otras 4.  El malestar empeoraba con las horas así como un fuerte retorcijón del intestino.

A las 6h00 am, sin poder más del dolor, le pedí a mi esposo que me lleve a un hospital de urgencia, pensé que era apendicitis. Mareada por el increíble dolor, tuve que pedir  una parada de emergencia en plena avenida porque la nausea era terrible.  Increíblemente yo pensaba que la gente de ley me veía y decía “Qué borrachera la de estita…

LA HORA DE LA VERDAD…
Al llegar al hospital, el médico de emergencia me dijo: “Está con 8 cm de dilatación, su bebé ya se le está saliendo!!” Lo cual yo escuché como un eco lejano porque para ese punto el dolor me tenía amortiguada.  Ni qué lavado, ni qué rasurada, corrimos con camilla y todo a la sala de parto. Estando ahí le pregunté al ginecólogo que cómo se hacía con lo de la anestesia a lo que él me respondió: “ Señora, eso se coloca apenas empieza el dolor  ahorita ya no se puede…”  Ni modo! Así que ya sabiendo que lo que tenía eran unas contracciones terribles, me dediqué a pujar apenas las sentía, que era más o menos cada minuto. Claro, iba desde las 3h00 a.m en labor de parto!!
Vino una partera, no me esperaba, pero ella ayudó mucho a darme en ese momento consejos de cómo respirar y de cómo poner la cabeza para pujar con más fuerza.  Creo que pujé unas 5 veces con todo lo que tenía. De las clases de profilaxis para el parto no me acordé de nada. De pronto mold! Se desmoldó una hermosa bebé empapada en jugos  de todos los colores. Lloró con todas sus fuerzas. Sin embargo, al ponérmela sobre el pecho su llanto paró inmediatamente.

En ese momento, por primera vez, sentí la conexión única e infinita de madre e hija que me llenó de una emoción y miedo inexplicables.  El parto es un suceso dicen, en la vida de toda mujer, que nos marca para siempre. Ninguna mujer les aseguro, es la misma luego de una experiencia tan intensa  y conmovedora. Dos nuevas vidas empiezan.  Mucha suerte y felicidades!!

Fotos: http://www.sxc.hu/

The following two tabs change content below.

Ana Maria Sáenz

Diseñadora Gráfica at BRANDESIGN
Ana María Sáenz, mamá de dos pequeños de año siete meses y cuatro. Trabaja Freelance desde casa, y tiene una pequeña empresa de consultoría y desarrollo de publicidad y marketing que se llama BRANDESIGN. Ella disena sus stickers para marcar cuadernos, regalos etc, personalizados para los niños.

Latest posts by Ana Maria Sáenz (see all)

One Comment on “Peripecias de una madre primeriza

  1. jajaja qué lindo… me he reído!
    Nada nos prepara para esta hermosa locura =)

¡Déjanos un comentario!

HOLA! Para comunicarte con nosotras puedes llamarnos al telefono 0987598208 o enviarnos un correo a mama@chiquitosybebes.com ~ Quito, Ecuador ~