¿Poner aretes a una bebé, es necesario?

poner aretes a una bebe

¿Poner aretes a una bebé, es necesario hacerle o no hacerle los huecos en las orejas?

HACERLE HUECOS EN LAS OREJITAS, algo tan trivial, tan asumido, tan “femenino”, tan obvio.

¿Acaso sabemos que si son más chiquitos les duele menos? Y aún así, ¿por qué causar dolor a un recién nacido? De verdad, ¿por qué?

¿Porque es niña? Esa es la justificación irracional, pero, y, ¿qué pasa si no le hacen?

Este es un tema que me ha atormentado como madre, cuando nació mi hija quise hacer que su venida al mundo sea lo más hermosa posible, ya debe ser durísimo nacer, tener que SENTIR, VER, INCOMODARSE por cosas que antes no estaban en su espectro sensorial.

De repente estar en un lugar oscuro y pasa a una luz intensa.  De repente estar cómoda y pasar a un espacio donde no sabe qué está pasando.  Nunca se había estirado y unas manos la agarran, la mueven, la miden de formas que nunca antes había sentido. Poner aretes a una bebé.

Y al diíta que logra acomodarse un poco, tratar de volver a un mundo de paz, no, una laceración en las orejitas! Una laceración que incluye algo duro, metálico clavado en su cuerpo, que no se puede quitar, que tiene que aguantar, porque los papás quieren que su nenita tenga aretes.  ¿Es justo?

Mi hija al nacer no tuvo aretes, no le quise hacer.  Pasaron meses preguntándome si era niño o niña, feliz respondía que era niña, no me importaba responder mil preguntas, con tal de que ella pueda pasar más tranquila sus primeros días.  Y así vivimos, no pasó nada, ningún trauma ha surgido por no tener aretes. Poner aretes a una bebé.

A sus 5 años decidió que quería aretes porque la sociedad le dijo que así son las niñas.  Aunque conversamos con ella fue firme así que la llevamos, se hizo, lloró, se quejó, fue voluntario.  Y a la semana se cansó, le dolió, no le interesaba, no se acomodaba. Se sacó y ya no tiene huecos.

¿Qué ha pasado con su vida? Nada, ha sido feliz, no ha tenido que soportar dolores innecesarios porque socialmente es algo aceptado. Nunca va a tener que hacerlo, y esa es la primicia con la que crece.  Si algo le duele, le molesta, no le acomoda, ¿por qué tiene que aguantarlo si la solución está en sus manos? Poner aretes a una bebé.

Como padres les invito a la reflexión, sus hijas NO NECESITAN ARETES, no necesitan dolores para vivir un estereotipo social.

The following two tabs change content below.
Lauren Kressler
Mamá, esposa, hija, hermana, amiga. En ese orden. Investigadora de mercado, escritora aficionada, melómana, y eterna amateur. Tengo 30 años, he estudiado ing. civil, psicología, y me he capacitado en innovación, planificación, estadística y ciencias sociales. Visita su blog http://www.galletagordita.com/.

¡Déjanos un comentario!

Follow Us