¿Estás preparada para volver al trabajo?

volver a trabajar

Que si tienes novio, cuándo te casas; que si te casas para cuándo los hijos, que si tienes el primero, para cuándo la “parejita”; y así… Como mujeres, la sociedad nos obliga a estar siempre preparadas y no solo para responder a estas inevitables “preguntas sociales”, sino también para enfrentar la realidad que cada una de ellas conlleva.

Pese a todo, la pregunta que menos nos hacen, una vez que somos mamás, es si ya estamos listas para volver al trabajo. Después de todo lo que significa acoger a una nueva vida en nuestro ser, adecuar las condiciones para recibirlo en el hogar, aprender a amamantarlo y a cambiarle el pañal, desarrollar destrezas para bañarlo sin hacerlo daño y acostumbrarnos a despertar en la madrugada y a caer dormidas a cualquier hora del día, ¿resulta que ahora nos toca desprendernos del bebé? No, ¡no es posible!

¿Y cómo voy a dejarlo así tan pequeñito? ¿Quién le va a cuidar? Y cuando encuentre quien lo cuide, ¿le va a cuidar como yo? ¡Auxilioooo! ¿Por qué no me preguntaron si estaba lista para dejar a mi bebé? ¿Por qué tengo que dejarlo? Estas son las preguntas recurrentes que asaltan a muchas madres cuando deben regresar a trabajar.

pequenin

 

 

 

 

 

http://www.pequenin.com/Ecuador/
https://www.facebook.com/PequeninEcuador/?fref=ts

Primero es importante que conozcas tus derechos laborales durante tu estado de gestación y después de dar a luz.

En Ecuador, el artículo 153 y 154 del Código de Trabajo garantiza a las mujeres trabajadoras embarazadas y hasta 12 semanas después la protección de su trabajo es decir, tu empleador no puede reemplazarte durante este periodo. Para que esto sea válido debes proveer a tu empleador un certificado médico comprobando tu estado.

El artículo 155 concede una licencia por maternidad de 12 semanas por el nacimiento de tu bebé, las cuales incluso puedes tomarla antes de que nazca el pequeño. Una vez cumplido este tiempo, te puedes reincorporar al trabajo con el beneficio de un horario de lactancia, que corresponde a una jornada laboral de seis horas diarias. Desde julio del 2012, el período de lactancia, que antes era de nueve meses, se extendió a 12 meses (contados a partir del nacimiento del bebé).

Además si trabajas en una compañía de más de 50 empleados, ellos tienen la obligación de proveer una guardería infantil para los niños y deberá ser gratis e incluir comida una buena infraestructura, etc.

Un plan A y un plan B para regresar tranquila al trabajo
Acostumbrada a empezar el día en las madrugadas y durante el día a cargar una pañalera en vez de mi cartera, ahora me costaba hacerme a la idea de regresar al trabajo. Mis días empezaban con el cambio de pañales y el desayuno para los niños más grandes, continuaban con el almuerzo para la familia, los deberes y juegos de la tarde y terminaban con los berrinches y los cuentos en la noche… Si bien había días en los que combinaba la tarea de madre con el trabajo, en los últimos años había pasado más tiempo en la casa que desempeñando mi carrera profesional. Claro, el oficio de mamá también me había consumido tanto que pensé que lo mejor era buscar un trabajo.

Sin embargo, ahora que la búsqueda había dado buenos resultados me encontraba en un domingo triste y feliz. Triste por dejar a mis enanos y feliz por regresar a trabajar al día siguiente, pero doblemente feliz por haberles dedicado un buen tiempo a mis hijos hasta estar segura de recuperar mi vida profesional.
regresar trabajo
Ahora, aquí te dejo 10 ideas para estar preparada al volver al trabajo después de la maternidad:

1.  Cuidado del bebé. Para poder regresar tranquila al trabajo, es necesario que la mamá encuentre una persona o un lugar (en el caso de tratarse de un guardería) que le brinde confianza y seguridad. Solo con esta certeza la mamá podrá tener sus cinco sentidos en el trabajo.

2.  Asumir y organizar todas las responsabilidades. Además de mamás y esposas, el trabajo nos recuerda que somos capaces de desempeñarnos bien en al aspecto laboral. Planea con tiempo. Si tu bebe ya come papillas, tenlas listas. Tu extractor listo, tu ropa lista y duerme bien (lo más que puedas) antes de tu día de trabajo.

3.  Actualizar conocimientos. El tiempo como mamás nos desconecta de la realidad nacional y de los cambios que seguramente han ocurrido en nuestra área laboral. Es importante que antes de regresar al trabajo nos actualicemos sobre las tareas que retomaremos e incluso sobre temas de cultura general. Habla con viejos compañeros y actualízate de los cambios dentro también.

4.  Como mamás conocemos bien las travesuras que hacen los pequeños y con las evidencias que esas travesuras dejan en nuestra ropa, quizás la pinta no es lo más importante, pero actualizar tu look te hará sentir como nueva. Has estado en casa y tu cuerpo no es el mismo después del parto y lactancia, redescubre tu ropero y compra si es posible un par de atuendos nuevos. Tómate tu tiempo para sentirte y verte bien, pedicura, manicure y nuevo estilo no hacen a nadie nada mal.

5.  Si todavía estas dando de lactar, invierte en un buen extractor eléctrico. Es más rápido que el manual, y podrás mantener tu producción de leche si trabajas lejos de casa. Busca un buen lugar en tu oficina para hacerlo cómodamente, y pide a gerencia que te proporcione el espacio adecuado, limpio que no sea el baño para hacerlo en privado. Lleva un cooler y guarda tu leche para tu bebé para el siguiente día.

6.  Comienza tu primera semana de regreso al trabajo un miércoles para que no sea tanta tortura dejar a tu retoño la primera vez. O deja a tu peque por pocas hora en la guardería o con la persona que lo cuidará, por unas pocas horas antes de retornar a trabajar para practicar cuánto tiempo te toma y para que el nene tenga una buena transición.

7.  Aprende a decir que no. Antes trabajabas horas extras y te quedabas tarde en el trabajo, ahora tienes alguien en casa que te espera. No te sientas culpable por decir que NO, será más fácil para ti, y menos estrés al cumplir esta doble labor.

8.  En el trabajo enfócate en el trabajo. Completa tus tareas y olvídate de almuerzos largos, y chismes en la cafetería, de esta forma no te sentirás obligada a quedarte más de lo necesario.

9.  Cuídate a ti misma, nadie lo va a hacer por ti. Come bien, bebe suficiente agua, duerme lo suficiente, escucha música, desestrésate y prepárate cuando regreses a casa de olvidarte de todo los relacionado con el trabajo y tener un 100% enfoque en tu hijos.

10.  Comparte responsabilidades con tu pareja, invita a tus padres y suegros a recoger a tu peque un día la semana y organiza un grupo de mamás de la guardería para ayudarse en la recogida en emergencias. Haz tu vida un poco más fácil mientras eres una Supermamá.

 

The following two tabs change content below.

Paulina Escobar

Mamá, siempre en apuros. También periodista y docente y escribe para at Mundo-Mama
Se vinculó al mundo de la maternidad hace ocho años. Desde entonces ha debido aprender a cambiar pañales, a cocinar (aunque aún se pelea con la sazón), a trasnochar para calmar fiebres y pesadillas, a contar cuentos tantas veces le pidan, a distinguir un llanto de berrinche de un llanto de verdad... en fin, a quedarse en la casa para convertirse en mamá de dos niños y ahora de un bebé. Antes fue periodista, docente universitaria, consultora de comunicación; antes. Viajó, estudió, trabajó, aprendió, enseñó, volvió a aprender. Antes soñaba con cambiar el mundo, ahora disfruta de cada momento de ser mamá.

Latest posts by Paulina Escobar (see all)

¡Déjanos un comentario!